Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » Una perspectiva de g?nero mejorar?a el aprovechamiento del uso del tiempo

Noticias

Una perspectiva de g?nero mejorar?a el aprovechamiento del uso del tiempo

Modelos urbanísticos que respondan a las diferentes necesidades de mujeres y hombres
La Junta de Andalucía apuesta por un nuevo modelo urbanístico adaptado a la incorporación de la mujer al mercado laboral

23/03/2011

El 96,5% de las personas que abandonan su empleo en Andalucía por otras responsabilidades familiares son mujeres, frente al 3,5% de hombres, según la Encuesta de Población Activa. Asimismo, el 92,6% de las mujeres dedican tiempo a tareas del hogar (con una media de cinco horas al día), frente al 56,5% de hombres (con una media de dos horas).

Son algunos de los datos que esgrimió la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Pérez, para argumentar la doble carga de trabajo y el menor tiempo disponible que tienen las mujeres, situación que, subrayó, evidencia la necesidad de un replanteamiento urbanístico desde la perspectiva de género para el mejor aprovechamiento de esos tiempos, frente a un modelo obsoleto basado en la división de roles familiares o laborales.

Soledad Pérez, que inauguró las jornadas de formación 'Agenda 21 con perspectiva de género', organizadas por la Junta y la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), recordó que el urbanismo decide sobre la organización del ámbito público, privado, sistemas de transportes, equipamientos, servicios, etc, por lo que, en su opinión, "debe responder a las diferentes necesidades de mujeres y hombres", ya sea en materia de conciliación, sostenibilidad o calidad de vida.

En este sentido, la directora del IAM destacó que la incorporación de la mujer al trabajo debe llevar consigo una planificación de los equipamientos y los transportes que evite que el cuidado otras personas merme las aspiraciones profesionales de las mujeres. Así, recordó que el modelo urbanístico actual se ha basado en un patrón masculino que diferenciaba el ámbito privado del laboral (con un diseño del transporte tipo empleo-vivienda, un uso monofuncional de los núcleos, etc).

Frente a ello, Soledad Pérez apostó por un modelo de usos mixtos, en los que las zonas de trabajo tengan otro tipo de equipamientos y servicios (guarderías, colegios, comercios,...) y los sistemas de transportes contemplen diversos motivos de desplazamientos para flexibilizar horarios y ampliar servicios. Todo ello, añadió, en un marco más sostenible y más respetuoso con la calidad de vida de las personas.
23/03/2011