Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » Seg?n un estudio subvencionado por el Instituto de la Mujer

Noticias

Seg?n un estudio subvencionado por el Instituto de la Mujer

Las mujeres se muestran menos dispuestas a mentir para obtener un privilegio fiscal
El Instituto de la Mujer, dirigido por Laura Seara, ha hecho públicos hoy los datos del estudio subvencionado por este organismo en la convocatoria de I+D+I, “Políticas públicas: hacia el avance de la equidad de género en la conciencia fiscal de la ciudadanía”, con el propósito de analizar la percepción de las mujeres acerca de las obligaciones fiscales, y de este modo alcanzar la máxima neutralidad fiscal de género posible.

15/03/2011



Esta investigación, realizada por un equipo de la Universidad de Murcia dirigido por la profesora Gloria Alarcón García, distingue entre “ética fiscal”, como conjunto de principios abstractos comunes, y “conciencia fiscal”, como conocimiento y vivencia que de los mismos hace cada persona.

METODOLOGÍA

Para la realización de este estudio, el equipo investigador utilizó para su trabajo datos estadísticos del Instituto de Estudios Fiscales y otros orígenes, y realizó sus propios estudio econométrico, entrevistas a expertos/as, organización de grupos de discusión, y encuesta telefónica.

Esta última, se llevó a cabo entre un universo determinado por el fichero nacional del INE de viviendas españolas con línea telefónica, en una muestra de 1500 domicilios, e incluyendo treinta y tres preguntas.

PRINCIPALES RESULTADOS Y CONCLUSIONES

En comparación con los hombres, las mujeres conocen menos la normativa fiscal: el 55% dice conocerla mal, mientras que el 34,2% que afirma lo contrario, lo que supone una diferencia de 20,8 puntos porcentuales entre ambos grupos, frente a los 3,1 que se registra entre los hombres.

Este desconocimiento afecta incluso a los impuestos que podrían parecer más cercanos a las actividades cotidianas tradicionalmente relacionadas con las mujeres, como el IVA, cuyo funcionamiento desconoce el 33,8% de las mujeres, frente al 18,7 de los hombres, pero se produce de forma mucho más acusada en los más alejados, como el Impuesto de Sociedades, sobre el que existe un 70,5% de desconocimiento entre mujeres frente al 59,3 de los hombres.

Las mujeres confían más en que las Administraciones gestionen correctamente el dinero recaudado, aunque, paradójicamente, están menos satisfechas que los hombres con el resultado de dicha gestión. Igualmente, se muestran menos dispuestas a mentir para obtener un privilegio fiscal, son más favorables a que se usen los fondos públicos para paliar la pobreza, y se manifiestan aún más contrarias que los hombres a que el sistema fiscal favorezca a las personas con más recursos.

También en comparación con los hombres, las mujeres conceptúan en mayor medida el pago de impuestos como una mera obligación legal (30,8% de respuestas, frente al 23,3% de ellos) que como un deber cívico. Respecto al fraude fiscal, presentan 2,6 puntos porcentuales más de rechazo que los hombres.

En cuanto a la elaboración de la declaración de la Renta, las mujeres se hacen la suya en un 26,9% de los casos, frente al 34,2% de los hombres.

No se observan diferencias de género en cuanto a la conceptuación del sistema fiscal español como injusto, y ambos sexos citan como principal razón el hecho de que quienes más deberían de pagar, no pagan todo lo que deben.

Tampoco difieren hombres y mujeres en la valoración del sanitario como el mejor servicio público, y la administración de justicia como el peor, ni en la oposición a la bajada de impuestos si afectase a la prestación de servicios públicos, en especial de carácter social, aunque las mujeres se muestran más opuestas a posibles subidas en los tributos.

Al margen de la comparación entre sexos, la encuesta muestra una relación de directa proporcionalidad entre el conocimiento de las normas fiscales y la conciencia fiscal mostrada por cada encuestado/a.

Finalmente, el estudio concluye que existe un déficit de ciudadanía de las mujeres en materia fiscal, y que este es consecuencia de su histórica dedicación exclusiva a la esfera doméstica, que resulta más acusada en las de más edad, alejándose de la pública y, por tanto, del conocimiento y valoración de los bienes públicos.
15/03/2011