Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » México cumple la meta del milenio en participación política de mujeres

Noticias

México cumple la meta del milenio en participación política de mujeres

Con las elecciones de 2012 se logró cumplir la Meta de Milenio de incrementar la participación política de las mujeres en los puestos de representación popular en más de 30 por ciento.

Un aspecto fundamental para la participación política de las mujeres se encuentra en las candidaturas: en 2006, el porcentaje de candidatas para el Senado alcanzó el 39.6 por ciento por el principio de mayoría relativa y 47.8 puntos porcentuales por representación proporcional. En el mismo año, en las candidaturas para diputaciones federales, los registros de mujeres llegaron a 38.5 por ciento por mayoría relativa y 42.2 por ciento en representación proporcional, cumpliendo así con la cuota de género del 30 por ciento estipulada en el COFIPE para las elecciones de 2006.

Siguiendo la misma línea, en el proceso electoral 2009, la participación total de candidatas propietarias y suplentes para ocupar una curul en la Cámara de Diputados fue de 28.6 por ciento en mayoría relativa y 44.8 en representación proporcional, con la premisa de que en ese año la legislación electoral aplicable, reformada en 2008, especificó una cuota mínima de género del 40 por ciento.

Los datos del proceso electoral del 2009 reflejaron que los partidos políticos sólo cumplieron con la cuota de género en candidaturas de propietarias por representación proporcional, pues la cifra ascendió a 48.8 por ciento y en el caso de mayoría relativa, sólo una institución política, de ocho y dos coaliciones, acató la legislación.

El sistema de cuotas de género es una acción afirmativa de carácter temporal con la intención de que más mujeres tengan acceso a las candidaturas de sus partidos; sin embargo, se detectó que las instituciones políticas cumplían con la cuota con la única finalidad de evitar las sanciones aplicables por incumplimiento y registraban el porcentaje señalado de mujeres y si resultaban electas dejaban el cargo para que lo ocupara su suplente, hombre; el caso fue denominado “Las Juanitas” y fue evidente en 2009, cuando una decena de diputadas rindió protesta y de inmediato solicitaron licencia.

Derivado de lo anterior, previo a los comicios de 2012, la Red Mujeres en Plural exigió a la autoridad electoral que garantizara la participación política de las mujeres en la contienda y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió, mediante la sentencia 12624 expedida el 30 de noviembre de 2011, que “el partido político o coalición, en todo caso, deberá presentar como mínimo 120 candidatas para diputaciones federales y 26 candidatos propietarios de un mismo género”.

Además, se indicó que las listas de suplencias deberían ser del mismo sexo, con el fin de garantizar que si una mujer fue electa no sea remplazada por un hombre, evitando que se repitiera el caso de “Las Juanitas”. Al respecto la sentencia expone: “la fórmula completa (propietario y suplente) debe integrarse por candidatos del mismo género.”

Avance político de las mujeres en el Congreso

La composición por sexo en las diferentes legislaturas que han integrado el Congreso de la Unión, a lo largo de su historia, da muestra del rezago que se tiene en la materia:

En diez años (2000-2010), el porcentaje de senadoras se incrementó 6.3 puntos porcentuales y el de diputadas 11 puntos, de tal forma que en el 2000 hubo 20 senadoras y para 2010 la Cámara Alta contó con 28, en tanto que el número de diputadas pasó de 80 a 135 en el mismo periodo. Por lo anterior, la participación femenina en ambas Cámaras registró porcentajes menores al 30 por ciento: 21.9 por ciento en el Senado de la República y 28.1 por ciento en las diputaciones.

La historia cambió en 2011 por una serie de acciones aplicadas con la finalidad de fortalecer la participación política de las mujeres, como la obligación que tienen los partidos, a partir de la reforma de 2008, de destinar el dos por ciento de su financiamiento público ordinario a la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

Otra de las acciones para el avance político de las mujeres fue la sentencia 12624, que influyó para que en los comicios de 2012 el número de diputadas ascendiera a 185, representando el 37 por ciento de la Cámara Baja, y de senadoras a 43, igual a 34.4 por ciento en la Cámara Alta; es decir, la cifra de mujeres que accedieron a una diputación se elevó 8.9 puntos porcentuales y en senadurías 12.5 por ciento.

En 2010, de las 59 Comisiones Ordinarias de la Cámara de Senadores, sólo diez fueron presididas por una mujer: Administración; Cultura; Derechos Humanos; Desarrollo Urbano y Ordenación Territorial; Distrito Federal; Educación; Equidad y Género; Recursos Hidráulicos; Reglamento y Prácticas Parlamentarias; y Relaciones Exteriores, por lo que el porcentaje de presidencias femeninas fue de 16.9 por ciento.

No obstante, para 2012, de las 61 Comisiones Ordinarias en el Senado de la República, 18 estarán a cargo de una mujer, elevando la representación femenina a 29.5 por ciento, es decir, 12 puntos porcentuales más que en 2010.

En la Cámara de Diputados, de las 44 Comisiones Ordinarias en 2010, sólo ocho fueron presididas por una mujer: Atención a Grupos Vulnerables; Cultura; Desarrollo Metropolitano; Distrito Federal; Equidad y Género; Medio Ambiente y Recursos Naturales; Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación y Población; Fronteras y Asuntos Migratorios.

Mientras que en la actual legislatura, correspondiente al periodo 2012-2015, aún no se define quiénes presidirán las Comisiones, destaca la solicitud de un grupo de diputadas que exigen que en el 40 por ciento de las mismas esté una mujer a la cabeza.

Política local

En los congresos estatales, para julio de 2010, las mujeres representaban 21.7 por ciento de las diputaciones locales, incrementándose a 23.4 por ciento en las pasadas elecciones federales.

En el mismo ámbito, las presidencias municipales, que son las instancias de gobierno de mayor cercanía con la población, pero también donde existe más resistencia para que las mujeres accedan a la esfera política, tuvieron 5.3 por ciento de representación femenina en 2010, cifra que se incrementó a 9.7 por ciento tras los resultados de los comicios 2012.

Por lo anterior, y para revertir la falta de equidad entre mujeres y hombres en la política, el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) ha realizado diversas actividades como talleres a candidatas y precandidatas de todos los partidos políticos en los estados en que ha habido elecciones recientemente, con el objetivo de incrementar su presencia en espacios de decisión.

Las sesiones que imparte el Instituto también tienen como finalidad que las candidatas que accedan a cargos de representación popular se comprometan con la agenda de género, como resultado de un proceso de sensibilización sustentado en la realidad que vive la población femenina.

La labor del INMUJERES continuará para que la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres sea posible en todos los ámbitos, no sólo en el político y social.

Los avances en la participación política de las mujeres para acceder a puestos de toma de decisión son insuficientes en todos los órdenes de gobierno, así como en la iniciativa privada, donde también resulta complicado que los puestos directivos cumplan con un porcentaje equitativo entre mujeres y hombres.

México cumple la meta del milenio en participación política de mujeres - Comunicando en Igualdad
22/10/2012