Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » Interesante reflexi?n de INMUJERES de M?xico con motivo del D?a Mundial del Agua

Noticias

Interesante reflexi?n de INMUJERES de M?xico con motivo del D?a Mundial del Agua

Agua, desastres naturales y género
Ayer, 22 de marzo, se conmemoraba el Día Mundial del Agua, un marco propicio que el Instituto Nacional de las Mujeres de México ha aprovechado para reflexionar en torno a la relación que hombres y mujeres establecen, de manera diferenciada, con la naturaleza atendiendo al acceso, uso y control del agua.

23/03/2011



El agua es un recurso de consumo primordial, para la realización de actividades que se enmarcan en el ámbito doméstico, así como aquellas que permiten el desarrollo productivo contribuyendo así al crecimiento económico. En este sentido es imprescindible llegar al diseño e instrumentación de políticas públicas que favorezcan la protección del medio ambiente y el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales con un enfoque de género.

Si bien el debate en relación al agua se ha centrado en el uso y cuidado de este recurso, hoy se suma un factor que no debemos olvidar, el asociado a los efectos del cambio climático en el medio ambiente, los cuales dan cuentan de fenómenos hidrometeorológicos, que nos hacen replantearnos sobre nuevas formas de interactuar con este líquido, tomando en cuenta los impactos y problemas que ello conlleva, así como el abordaje de los mismos tomando en cuenta las necesidades y capacidades tanto de hombres como de mujeres en situación de riesgo.

En el caso de México, su población urbana ha aumentado más rápido que la capacidad de adaptación y mitigación de su infraestructura, por lo que los fenómenos hidrometeorológicos se han traducido en los desastres más costosos durante los últimos años. Según datos del CENAPRED, para 2009, las lluvias intensas, inundaciones, y sequías dejaron como saldo 107 municipios declarados en desastre, 120 en emergencia y 380 en contingencia climatológica. Del total de desastres en el país, 98.2% fueron resultado del impacto de fenómenos hidrometeorológicos.

El monto estimado de daños y pérdidas ocasionadas fue por más de 14 mil millones de pesos, y se estimó que en total 554,368 personas fueron afectadas directamente por algún fenómeno relacionado con el agua. De igual forma, se presentaron perjuicios en más de 48 mil viviendas, 872 escuelas, 89 instalaciones de salud, 420 mil hectáreas de diferentes cultivos y en más de mil kilómetros de carreteras.

Un aspecto importante al momento de analizar las cifras de daños, es pensar en quiénes vivían en esas viviendas que presentaron algún tipo de daño, cuántas niñas y niños se quedaron sin poder asistir a clases, o bien, pensar en quién recayó el cuidado de las personas enfermas, adultas mayores o con alguna discapacidad cuando las instalaciones de salud presentaron severos daños. Las viviendas dañadas son espacios de trabajo perdidos para las mujeres, ya sea para las que se apoyaban en cultivos y animales de traspatio con fines de autoconsumo, o para las que su ingreso se basaba en el trabajo doméstico.

La sequía fue el segundo fenómeno hidrometeorológico que más pérdidas registró durante 2009, alcanzando los 3,081 millones de pesos, lo que representó el 21.9% del total cuantificado. De acuerdo con la información recopilada, se estimó que más de 384 mil hectáreas (la mayoría de maíz), resultaron afectadas por este fenómeno.

La sequía se vio reflejada en la escasez de agua, sobre todo en algunas comunidades que se proveen de arroyos o ríos cercanos. Probablemente, la sequía >será el fenómeno hidrometeorológico que mayor impacto tendrá sobre la población y la economía en el futuro próximo, pues además del desabasto de alimentos, hambrunas y enfermedades que conlleva, el hecho de enfrentarse a la disminución y escasez de los recursos hídricos constituye el mayor obstáculo al que se enfrentará el ser humano a corto plazo.

Ante esta problemática, habría que desagregar los datos para visibilizar cuántos de esos hogares tenían jefatura de familia femenina, o cuántos mercados de traspatio se perdieron debido a las sequías y no fueron reconocidos como parte del sistema económico-productivo comunitario. La falta de tierras fértiles por consecuencia del cambio climático agravará la exclusión de las mujeres dedicadas a la agricultura, por lo que se debe apoyar no sólo en el acceso a los recursos naturales, sino también para que tomen decisiones acerca del manejo de estos; aunado a un proceso de formalización de la tenencia de la tierra y los derechos de propiedad de las mujeres a nivel local y nacional.

México tiene un desafío en cuanto a la disposición y manejo de recursos hídricos, la disponibilidad natural per cápita ha disminuido dramáticamente en los últimos 50 años. Según la CONAGUA, hacia 1950 la disponibilidad era de 18 035m3 por habitante, hacia el 2007 está registra 4 312m3 por habitante, siendo las zonas norte del país quienes presentan mayor escasez. Este panorama incrementará las problemáticas que hoy en día viven las mujeres, relacionadas con la privatización de las fuentes de agua, problemas de salud asociados a la falta de servicios, la erosión de suelos, y conflictos entre comunidades por el acceso y uso del agua, solo por mencionar algunos.

La responsabilidad en el cuidado de nuestro medio ambiente y de los recursos naturales que de él obtenemos nos involucra a todas y todos, el pensar en el impacto que la falta de este líquido tiene para el consumo humano requiere compromiso tanto individual como institucional, en los sectores público, privado y social.
23/03/2011