Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » El Gobierno dice que pueden esconder burdeles, pero no aporta prueba alguna

Noticias

El Gobierno dice que pueden esconder burdeles, pero no aporta prueba alguna

Denuncian que los refugios para mujeres afganas maltratadas podrían convertirse en "prisiones virtuales"


Los refugios que protegen actualmente a muchas mujeres afganas de asesinatos o matrimonios a la fuerza se convertirán en "prisiones virtuales" bajo los nuevos planes del Gobierno de Kabul, según Manizha Naderi, directora ejecutiva de una ONG defensora de los derechos de las mujeres en ese país. El Gobierno se escuda en rumores sin fundamento según los cuales los refugios esconden burdeles.


11/02/2011

La localización exacta de esos refugios y la identidad de las mujeres que acogen son secretos bien guardados hasta ahora, pero un proyecto del Gobierno, cuyo contenido se ha filtrado al diario The Times, pondrá a su frente a funcionarios oficiales, que estarán obligados a informar a la policía de las que entren allí.


"Estamos indignadas por ese proyecto de ley, que constituye un claro esfuerzo del Gobierno afgano tendente a poner fin a la labor de las organizaciones no gubernamentales a favor de los derechos de la mujer", afirma Naderi, citada por el diario británico.


La red que dirige Naderi ofreció protección a Bibi Aisha, una menor a la que su marido cortó la nariz y las orejas después de que intentara huir de su trato brutal y que ha cumplido mientras tanto veinte años y ha encontrado asilo en EEUU, donde ha sido operada para reconstruirle el rostro.


Según la activista afgana, Sediqa, una mujer de la provincia de Kunduz cuya muerte por lapidación como castigo por haberse opuesto al matrimonio al que querían forzarla sus padres fue filmada con un teléfono móvil, estaría hoy viva si hubiese tenido acceso a un refugio.


"Esos servicios esenciales para las mujeres se acabarán en cuanto se pongan bajo control gubernamental", advirtió la directora de la red.


Actualmente hay 14 refugios distribuidos por las 34 provincias afganas, y las activistas han pedido al Gobierno que abra más, en lugar de interferir en los que ya funcionan.


El Gobierno, en contra


La nueva ley afgana sobre esos refugios es consecuencia de rumores sin fundamento que han hecho circular funcionarios del Gobierno, según los cuales aquellos esconden burdeles.


"En un refugio que está sólo controlado por extranjeros, sin conocimiento de la policía o del Gobierno... Las mujeres necesariamente van a convertirse en prostitutas y hacer cosas malas", dijo Sediz Muslim, que está al frente de la sección de fatuas del Tribunal Supremo afgano.


Según Wazhma Frogh, destacada militante afgana a favor de los derechos de la mujer, la proyectada ley "convertirá los refugios en algo así como una cárcel de mujeres. Por lo menos ahora, cuando las mujeres huyen de la violencia, tienen opciones", y añade: "Ayudamos a todas las que corren peligro. Pero esta proyecto de ley nos devuelve a los años contra los que hemos luchado".


Para Enayatullah Balegh, miembro veterano del consejo de sabios religiosos de Kabul, el único refugio que necesita la mujer es "el hogar familiar".


"Si tiene problemas con el marido, debería ir a la casa de su padre o a la de algún familiar, pero no a una gestionada por extranjeros que no son musulmanes", señaló.

11/02/2011