Comunicando en Igualdad Consultoría en Comunicación y Género
Home » Noticias » Balance del Delegado del Gobierno contra la Violencia de G?nero

Noticias

Balance del Delegado del Gobierno contra la Violencia de G?nero

«Si hubiera más rechazo al agresor no habría tanta violencia»

El delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, explica al Observatorio de la Violencia de Género que el balance hay que hacerlo con perspectiva y asegura que, analizando el conjunto, es positivo.


3/01/2011

El delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, responde a las preguntas del Observatorio:

- 71 mujeres muertas a manos de sus parejas. ¿Podemos hablar de 2010 como un 'año negro'?
No se puede hablar de éxito o de fracaso, sino de dolor y daño. El año pasado el número de muertes se redujo en un 20% y este año ha aumentado. Cuando analizamos el conjunto, vemos que la evolución va siendo positiva, sin minusvalorar el impacto duro de 2010. Vamos quitándole espacio a la violencia y a los violentos.

- ¿Qué es más preocupante, el incremento de las víctimas o el hecho de que solo un 28% había denunciado?
Las muertes siempre son lo que más impacta y duele. Luego evaluamos las circunstancias, que no son aisladas. Este año tenemos dos casos en los que los familiares conocían el maltrato, pero no pensaron que el agresor pudiera llegar a matar. Si ellos no reaccionan ante el sufrimiento de una víctima, cómo va a hacerlo la propia víctima que está con miedo. Si hubiera más rechazo al agresor, no habría tanta violencia.

- ¿La crisis puede tener algo que ver con estos malos datos?
Eso es lo que piensa la gente, pero no se puede justificar. Cuando hemos hecho las estadísticas, el porcentaje de hombres y mujeres en paro era muy bajo, solo el 5%. No hay una relación directa. El año pasado, también en plena crisis, hubo un 26% menos de muertes que en 2008, cuando la situación económica era más atenuada.

- ¿El maltratador actúa con premeditación o movido por un impulso?
El 100% son casos premeditados, aunque el ataque sí puede ser sorpresivo. Se aprovechan de las circunstancias de más indefensión de la mujer. Porque matar, para una persona normal, es muy complicado.

- ¿Qué le diría a una mujer inmigrante que es maltratada, pero tiene miedo a denunciar por estar en situación irregular?
Que denuncie, porque en ningún caso la denuncia va a ser una vía para que sea expulsada del país.

- ¿Hay un antes y un después en la lucha contra los malos tratos?
Sí, hay dos acontecimientos clave. El primero es el homicidio de Ana Orantes, en 1997, que activó los ojos de la sociedad y provocó una respuesta global. El otro es la aprobación de la ley integral en diciembre de 2004. Seis años de vigencia muestran que se está avanzando por el camino adecuado. La respuesta de la sociedad es dura y crítica con los maltratadores.

- Algunos meses presentan mayor concentración de víctimas ¿Revela que hay un efecto llamada en el maltratador?
Llevo años hablándolo y estudiándolo. En 2010 hubo hasta cinco periodos de concentración, más de lo habitual, que han aglutinado el 40% de las víctimas. Este es un factor que no estuvo presente en 2009 y que sí puede estar muy relacionado con el aumento del número víctimas. Todos ellos son hombres que están pensando en matar, pero pueden verse impulsados a pasar a la acción a raíz de lo que otros han hecho. Incluso hay casos en los que copian los procedimientos.

- ¿Hay prevista alguna nueva medida para frenar la violencia de género?
El compromiso de seguir analizando los casos individualmente. La respuesta institucional en este caso no es suficiente. Tiene que ser una respuesta global del conjunto de la sociedad. Un tema de concienciación. No se puede resolver esto solo desde las instituciones.

18/01/2011